3 meriendas deliciosas que te ayudan a perder peso

0
190
Imagen de pixabay.com

Al momento de hacer dieta para perder algunos kilitos, son muchos los errores que cometemos. Uno de los más comunes, es pasar hambre al saltarse una de las comidas del día.

Esto puede causar que al llegar a casa tengas un apetito voraz que no te permita pensar con claridad, y tengas más posibilidad de consumir gran cantidad de alimentos altos en calorías y poco saludables.

Otro error común es pensar que las meriendas están relacionadas con alimentos o golosinas que contienen azúcar y gran contenido de grasa tales como chocolate, galletas dulces o saladas, tartas, panecillos y similares.

Como bien sabemos, este tipo de alimentos contribuye a que contrario a lo que queremos – perder peso – terminemos ganando más peso y de forma dramática, trayendo además enfermedades cardiovasculares y un largo etcétera.

Pero esto se puede evitar con una buena planificación en la preparación de alimentos que contribuyan con los aportes energéticos necesarios dentro de la dieta que se trata de seguir.

La merienda, un punto importante de la dieta

Más que consentirse entre comida y comida, la merienda es una comida obligada que debe hacerse a lo largo del día para evitar problemas de salud y contribuir en la pérdida de peso.

Lo ideal es hacerlas 2 horas y media después de cada comida principal, y si practicas algún deporte, una antes y otra después de tu rutina.

Hay médicos que indican que si eres una persona con hábitos nocturnos, tomes una merienda incluso después de la cena, por lo menos 2 horas después.

La idea es protegerte de un ayuno demasiado prolongado que comprometa tus niveles de azúcar en sangre, y ayudarte a conciliar el sueño.

Igualmente, también tendemos a asociar la palabra “saludable” con “desabrido”. Aquí te presentamos algunas opciones deliciosas y saludables para que cumplas con tus meriendas sin remordimientos y sin sacrificar el elemento delicioso.

Imagen de unsplash.com

1. Frutas con moderación

No se recomienda consumir sólo frutas para tratar de bajar de peso. Esto es un grave error que se comete porque te estarías perdiendo del resto de los macronutrientes que necesita tu cuerpo para que cumpla todas sus funciones orgánicas a plenitud.

50% Completado
¿Dónde Quieres Recibir la Guía?

Escribe el correo donde quieres recibir la guía

Responsable: Lakuspide.com Finalidad: envío de contenidos informativos de negocios, emprendimiento, superación y correos comerciales. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación o suprimir tus datos enviando un email a info@lakuspide.com Para más información consulta nuestra política de privacidad.

Este tipo de dieta sólo logrará que nuestro metabolismo reaccione de forma contraproducente, es decir, en lo que se conoce como el efecto rebote.

Las frutas en su composición contienen fibra y vitaminas, pero también son ricas en azúcares (en forma de glucosa, sacarosa, y fructosa), esto hace que su ingesta deba ser moderada para evitar la presencia excesiva de azúcar en la sangre ya que incluso podrían convertirse en depósitos grasos.

Seguramente, alguna vez habrás escuchado decir que deberías dejar atrás las frutas porque su alto nivel de azúcar imposibilita bajar de peso en el tiempo que se requiere.

La verdad es que estudios recientes demuestran que en realidad es todo lo contrario: El consumo de fruta ayuda a disminuir el peso, y te ayuda a tener niveles saludables de fructosa y vitaminas esenciales.

Por eso, es recomendable que comas un tipo de fruta a la vez en cada merienda, porque la combinación de varias frutas en una misma comida no te ayudará a alcanzar tu propósito que es bajar de peso.

2. Carbohidratos en la mañana

Se sabe que el desayuno es una de las ingestas más importantes del día, ya que por el ayuno nocturno las reservas de glucosas se han vistos reducidas. Es en este momento cuando nos podemos permitir la ingesta de alimentos ricos en carbohidratos complejos sin ningún problema.

Entonces, cuando te toque tu merienda de media mañana, elige pan de cualquier tipo tostado, de molde y en especial el pan integral. Los cereales a base de granola, las tortas de arroz o las galletas integrales también son una rica y excelente opción para reforzar tu voluntad, y cumplir con tu dieta.

Imagen de unsplash.com

3. Infusiones y yogures para media tarde… y la noche

Las infusiones de ciertas plantas o hierbas ayudan en las dietas hipercalóricas para bajar de peso. Elije tés que promuevan la buena salud digestiva y que ayuden a acelerar tu metabolismo, como por ejemplo, té verde, cola de caballo, menta, canela o té de salvia.

Otra opción sabrosa al paladar y que te ayuda a mantenerte firme en tu propósito de perder peso, es el yogurt. Eso sí: Elije yogurt griego o natural sin azúcar ni sucralosa o stevia.

Estas tres opciones deliciosas te ayudan a fortalecer tu voluntad mientras creas el nuevo hábito. Igualmente, cuidan tu organismo y complementan tu dieta que, desde luego, debes consultar con los expertos de salud correspondientes.

Entonces, deja de castigarte con ayunos prolongados y poco saludables que no hacen más que ponerte en el mismo camino que te llevó a acumular esos kilitos de más de los que ahora quieres deshacerte. ¡Anímate a hacerlo ya!