Cómo aprender a ser optimista en los negocios

0
201
Imagen cortes{ia de images.pexels.com

La gente optimista tiene más posibilidades de tener éxito en los negocios. Aunque se te vengan a la mente frases positivas, en el mundo empresarial el optimismo va mucho más allá de eso.

Los dueños de negocios y altos ejecutivos suelen mostrarse más optimistas cuando tienen las cosas bajo su control. ¿Y qué significa esto? Que aquellos que poseen más información y tienen al día sus indicadores de gestión, con frecuencia son más positivos con el sobrevenir de sus empresas.  La planificación y la positividad parecen estar más asociadas en los negocios de lo que sospechamos.

Una de las razones de este optimismo es sin duda el crecimiento, la planificación y la generación de estrategias adecuadas”, explica E-Myth

Tener la visión de tu empresa y trazar un plan para alcanzar esas metas harán que seas más optimista. O sea, el optimismo en cierto modo también se construye con acciones concretas. Esto no excluye, por supuesto, el aspecto actitudinal.

Si eres una de esas personas a las que les cuesta mucho tener una buena actitud y animarse a pesar de las circunstancias, debes tomar en cuenta que tu estado de ánimo puede ayudarte a ser mucho más productivo en las finanzas. Además, debes mantenerte automotivado para transmitirle ese entusiasmo a tu equipo de trabajo.

Algunos cosas simples que puedes implementar para cargarte de buena energía son los siguientes:

Piensa como pensaría la persona que quieres llegar a ser. Si vives situaciones complicadas a menudo, lo mejor que puedes hacer es imaginar cómo actuaria esa persona en la que te quieres convertir. “Pensar como la mejor versión de usted mismo puede ser de gran utilidad. Por ejemplo, imagine cómo se sentiría en una situación futura en la oficina si trabajó mucho y logró alcanzar una meta que te propusiste”, señalan en BBC.

Agradece. Piensa en tres cosas por las que estás agradecido, hazlo todos los días de la semana y observa cómo te sientes. Hazlo durante un mes y verás cómo comenzarás a sentirte diferente. Ejercitar la gratitud te permitirá darte cuenta de las cosas que tienes y las personas con quienes cuentas.

50% Completado
¿Dónde Quieres Recibir la Guía?

Escribe el correo donde quieres recibir la guía

Responsable: Lakuspide.com Finalidad: envío de contenidos informativos de negocios, emprendimiento, superación y correos comerciales. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación o suprimir tus datos enviando un email a info@lakuspide.com Para más información consulta nuestra política de privacidad.

Imagen de pixabay.com

Registra tus aciertos. A diario vivimos situaciones negativas y positivas, pero no le prestamos mucha atención a esas circunstancias que son –aunque pequeñas- un triunfo para nosotros. Registrar nuestros avances y pequeñas victorias puede ser de gran utilidad para sentirnos mejor. “Tendemos a aferrarnos a las cosas malas que nos ocurren, mientras que las experiencias buenas se esfuman con más facilidad” refiere BBC.

Acepta los fracasos. Los fracasos son inevitables, es imposible que todo te salga como te gustaría. Ese no es el sentido de la vida, de modo que lo mejor será aceptar las fallas sin permitir que eso nos estropee la autoestima y nuestro estado de ánimo. Te sentirás mal, pero no puedes permanecer en esa emoción. Reflexiona qué sucedió para que no vuelvas a cometer el mismo error, si es que acaso fue tu responsabilidad. Pero debes seguir adelante lo antes posible para no paralizarte por temor a que vuelva a suceder. El fracaso bien gestionado es un gran aprendizaje.

Practica la meditación. La meditación puede ayudarte a cambiar tu estado de ánimo y a entrar en contacto con tu interior. Busca un lugar solitario y tranquilo para desconectarte de tus redes sociales, el ruido externo, la cotidianidad, el trabajo y las obligaciones. Para aprender a meditar deberías apuntarte a algún curso en el que te orienten sobre las diferentes técnicas que existen para lograrlo, o al menos busca en internet tutoriales sobre técnicas de relajación.

Imagen de unsplash.com

Reconoce tu valor. Más allá de llevar un registro de tus éxitos, tener una visión positiva de ti mismo puede ser de gran utilidad. Reconoce tu propio trabajo, no esperes a que otros lo hagan. “Al hacer un esfuerzo por reconocer los buenos momentos, aumentamos las probabilidades de hacer un balance positivo y concluir que fue un día feliz”. refiere el portal británico.

Cree en ti. ¿Quién más que tú para conocer los talentos que tienes? Si crees en esos talentos te será fácil mantenerte optimista y no te derrumbarás por los reveses que pueda tener, en este caso, tu negocio.

La acción es imprescindible para ser optimista y sobre todo para obtener resultados. Ya vimos que la planificación y la ejecución entre los empresarios es lo que los mantiene optimista. Actuar sin estrategia puede elevar el nivel de incertidumbre y llevarte al pesimismo, pero si sabes hacia dónde vas y te mantienes en lucha, pese a que te apremien circunstancias imprevistas o desagradables tu optimismo no mellará.

Finalmente, es muy saludable desearle felicidad a los demás y éxito en los negocios. Según los expertos,  el optimismo se construye de buenos deseos y se alimenta de lo mismo.

Fuentes: bbc.come-myth.com.mxconseguirelexito.com