Tratamiento ¡Basta de gastritis!: dormirás y comerás tranquilo en solo días

0
97
Foto cortesía de: www.pixabay.com

Recuerdo que en mi adolescencia y buena parte de mi etapa adulta padecí de gastritis crónica. Según los médicos, una de las causas era la bacteria Helicobacter Pylori, que me hacía sentir como si algo por dentro quemara todo mi estómago, llegando a volverme loco en ciertas ocasiones, por un malestar que era realmente insoportable.

Imagen de: yabastadegastritis.com

En mi mente siguen intactos esos desagradables momentos en que tenía que ir al médico para que me examinaran por dentro. Las fotografías de mi estómago mostraban mucha irritación, lo cual era malo a mi corta edad, ya que no consumía alcohol, ni picante, ni alimentos muy condimentados, por mi corta edad y también porque siempre quise evitar malestares estomacales, sobre todo porque se sentían como un cuchillo clavándose en mi esófago.

Cada vez que iba a consulta con mi médico, éste me decía que debía comer mejor, descansar más y evitar el estrés y las preocupaciones, porque eran factores que incidían en mi condición. No obstante, creo que desde los 10 años me cuido mucho en todos los sentidos y cuando comencé a padecer de gastritis me empecé a cuidar aún más, e incluso tomé la decisión de no ingerir nada que me pudiera causar daño.

Ni dejando el café logré sentirme mejor

Pero una de las cosas que siempre tomé, sin pensar que podría ser una de las causas de mi gastritis, fue el café. Durante todo el día tomaba café sin ningún tipo de remordimiento, porque jamás había conocido de casos donde la cafeína o algún componente del café, pudiera ser la causa de la gastritis.

Imagen de: unsplash.com

Muchas personas, en cambio, me decían que tomar café a diario era lo que me irritaba el estómago. Yo realmente no lo podía creer, de verdad me resistía a pensar que tendría que eliminar el café de mis hábitos diarios, sobre todo porque lo veía como un momento especial que, no solo me alegraba las mañanas, sino que también me permitía hacer el break de la tarde.

Pero tanta fue la insistencia de las personas que pensé hacer caso a ver si algo bueno me sucedía. Ya tenía casi una semana con un dolor muy fuerte en el estómago. Había perdido casi 3 kilos en una semana y simplemente no me provocaba comer. Literalmente tenía miedo y por eso había dejado el café unos días para ver qué tal me iba. Lo cierto fue que dejé el café por 25 días y realmente no sentí cambios significativos que beneficiaran mi organismo.

En esa oportunidad, la gastritis me duró más de 9 días y a pesar de que no estaba tomando café, mi cuerpo se sentía mal.

Probé con varias recetas caseras, pero la gastritis seguía

Imagen de: unsplash.com

También intenté usar varias recetas caseras que conseguí en internet, desde el jugo de papa hasta el té de acelga y las infusiones de chuchuwasi, por mencionar apenas algunas, pero solo conseguían aliviarme el dolor por un tiempo y luego este volvía. Y como ya había dicho, también hice cambios en mi dieta para tratar lo menos posible de comer aquellas cosas que me podían hacer daño o acentuar aún más los dolores y la irritación en mi estómago y esófago.

En este caso, seguí las sugerencias que encontré en el artículo “cómo curar la gastritis con remedios naturales”, donde me sugerían seguir 9 pasos para poder curar la gastritis en poco tiempo. Esas recomendaciones contemplaban, primero, una dieta blanda y en pocas cantidades, donde podía incluir pavo o pollo a la plancha, pan blanco y tomar mucha agua e infusiones. Luego, debía tomar el agua de arroz cocido, en tercer lugar, me sugerían tomar infusiones de manzanilla y de hojas de durazno o melocotón, para poder regular el malestar estomacal. Un cuarto paso, me sugería comer gelatina fría para calmar el dolor y reducir la inflamación que me ocasionaba la gastritis, mientras un quinto paso, consistía en licuar perejil con agua y tomarlo como una bebida fría, así como masticar hinojo asado después de las comidas, para aliviar las molestias estomacales.

Imagen de: unsplash.com

En este artículo, también me sugerían como sexto paso, evitar tanto la leche como otros productos lácteos, cosa que ya venía haciendo o, al menos, ya los tenía bastante controlados. El séptimo paso, me recomendaba comer zanahoria y tomar su jugo, por sus propiedades antiinflamatorias y diuréticas, mientras que en el octavo paso hacían referencia a comer verduras y frutas, preferiblemente las de hojas verdes, porque me ayudaban con la digestión y la protección del estómago. Y, por último, estaba el noveno paso que me recomendaba algo que ya los médicos me habían insistido bastante y que era dejar el estrés y llevar una vida más tranquila y reposada, cosa que intentaba hacer, pero que no lograba ser constante.

Imagen de: unsplash.com

Pero aunque todos estos pasos y sugerencias estaban muy bien y luego de probar varios de ellos conseguí cierto alivio, aunque igualmente temporal, faltaba algo que me terminara de convencer y quizás estaba en el hecho de que no sentí que estaba saliendo de mi padecimiento, sino que por momentos me sentía bien y luego de un tiempo todo volvía a ser como antes.

Descubrí un tratamiento efectivo con decenas de experiencias positivas

Después de probar tantas cosas naturales y caseras y ya cansado de tomar antibióticos, antiinflamatorios y antiácidos, así como de visitar recurrentemente al médico, mi estado de ánimo estaba por el suelo y no terminaba de ver la luz al final del túnel para una solución a mi gastritis. Mi vida había cambiado, pero lamentablemente no para bien, ya que cada vez me alejaba más de mis amigos, mi vida social había desaparecido y las noches eran un verdadero suplicio, por lo que me levantaba cansado y con un ánimo pésimo. En ese punto de mi padecimiento, pensaba que ya no existía otra solución que la cirugía, aunque también sabía de las experiencias narradas por muchas personas en internet indicaban que, aún después de someterse a un procedimiento quirúrgico, no habían logrado un resultado satisfactorio.

En este vídeo de Germán Cooper, en YouTube, verás cuáles son los alimentos que puedes comer si sufres de gastritis y quieres evitar los malestares que esta provoca:

Como ya estaba desesperado, decidí no darme por vencido y seguí buscando alguna recomendación por internet que me pudiera ayudar con mi padecimiento y fue así como di con el tratamiento Basta de gastritis, una guía completa elaborada por Brenda Anderson y en la que no solo me sorprendió la promesa de que podía acabar con mi malestar en solo 21 días, sino que me llamó la atención que la autora de este material también había padecido una gastritis y que resaltaba el hecho de que podías empezar a sentir una mejoría después de las primeras 24 horas. Incluso varias de las opiniones de personas que habían puesto en práctica este tratamiento, lo que más repetían era precisamente que su mejoría comenzó a los pocos días de aplicar las sugerencias de Anderson.

Va al grano y te dice realmente lo que quieres saber 

Otro punto que atrapó mi atención de inmediato, fue el enfoque que la autora le da a esta guía de tratamiento contra la gastritis, en la que primero explica por qué si puedes mejorar en pocos días y erradicar definitivamente este padecimiento de tu organismo. Pero también te indica, por ejemplo, por qué los medicamentos y cirugías no te curarán de forma permanente y la verdad de los tratamientos convencionales y lo destructivo que pueden ser para tu organismo. Esto quizás fue lo que más me atrajo, porque hablaba desde la experiencia y me veía reflejado en mucho de lo que decía y, todavía más, en su desesperación por conseguir también una solución a su padecimiento.

Además, antes de comprar esta guía de tratamiento, ya me había gustado que toca en sus primeros capítulo aspectos básicos vinculados a la gastritis, entre estos, cómo se origina, por qué sí tiene solución e, incluso, cómo tu sistema inmune es capaz de acabar por si solo con la bacteria H. Pilory, una de las causantes de la gastritis, así como con las células malignas que pueden provocarte el cáncer de estómago.

Imagen de: pinimg.com

Pero a su vez, te enseña cómo algunos procesos en tu organismo y hábitos alimenticios dan origen a la gastritis y, además, pueden complicar tu padecimiento. Te indica los alimentos que debes dejar de consumir y los que debes incluir en tu dieta diaria, muchos de los cuales ya conocía, pero lo importante es que aquí, Anderson, te explica en detalle cómo debes consumirlos y qué efectos obtendrás de ellos, incluso algunos que son extremadamente beneficiosos.

También lo familiar que hallé en esta guía es que no solo me indicaba muchos remedios caseros y naturales que desconocía, sino también muchos que ya había puesto en práctica por otros métodos y sugerencias que había encontrado en internet. Sin embargo, aquí lo diferente que encontré, es que me explicaban cómo estos remedios iban a curar los malestares que tenía y cómo podían contribuir con una cura total de mi gastritis, algo que no me decían en otros métodos.

En este vídeo publicado por Violeta Castillo, en Daily Motion, puedes ver el detalle de todos los temas que contiene el tratamiento Basta de Gastritis:

También el tratamiento de Anderson me explicaba como compaginar la dieta y los remedios naturales y caseros con ejercicios físicos, hábitos para controlar tu estrés, medicamentos que debes evitar para lograr una real desintoxicación de tu organismo y el fortalecimiento de tu sistema inmune, hasta el estilo de vida que debes adoptar para ayudar a tu rápida recuperación y a la erradicación por completo de tu gastritis.

Pero lo mejor fue que esto no solo se quedó en las promesas y palabras que hacía Anderson, sino que en la práctica conseguí que me aliviara desde el primer día de aplicarlo en mi vida y, desde entonces, ya han pasado casi tres años de aquel momento maravilloso en el que puse en práctica Basta de gastritis. Ahora, ya no debo limitar el tipo de alimentos que como, duermo tranquilo, tengo una vida social y, lo mejor, es que desde entonces no sé lo que es un dolor o malestar estomacal por gastritis.